Nueva exposición de acuarelas de Ana Domínguez.

La aventura del color

Junto a las creaciones de Ana Domínguez sentimos un susurro, una caricia, la entrega. Su mundo interior se abre para acogernos como una madre amorosa. Su obra nos ofrece una vivencia personal, un recuerdo, un sentimiento, una invitación a disfrutar el lado más dulce de la vida.

A menudo asociamos la pintura con momentos de paz, calma y recogimiento, pero la acuarela es además aventura. La acuarela es imprevisible, sorprendente, rebelde y libre. Es agua, color y la mano del artista sobre el papel.

Con Ana esa aventura tiene un final impresionante y hermoso. Belleza y sentimiento que quedan en nosotros. Como el tierno abrazo de una madre. Así es la obra porque así es la artista. Alguien que sorprende por su belleza y que deja en nosotros una entrañable impresión.

Esther Campayo y Ana María Caetano.